Liposucción

shutterstock_57580879

Liposucción – lipoescultura.
La liposucción o  lipoescultura, es la técnica quirúrgica que permite eliminar los depósitos grasos localizados en ciertas zonas del cuerpo, como cuello (papada), mejillas, brazos, abdomen, cintura, caderas, muslos, rodillas y tobillos.

Está indicada principalmente para personas que se encuentran dentro de su peso normal pero que presentan acúmulos grasos en las zonas citadas anteriormente y que no responden a la dieta ni al ejercicio. Por lo que no es un método  para perder peso sino para modelar la figura.

Si la zona a tratar es pequeña se realiza con sedación y anestesia local en régimen ambulatorio, también puede  realizarse con bloqueo epidural y en los casos de zonas extensas se procede a la anestesia general con ingreso hospitalario.

Previo a la intervención se evaluará el estado general del paciente, zonas a tratar y se solicitarán estudios preoperatorios de sangre, radiografía de tórax y electrocardiograma.

La lipoescultura se realiza en quirófano y la duración puede variar de 1 a 4 horas según las zonas y volumen de grasa a extraer. Las incisiones son casi imperceptibles y se localizan estratégicamente para que resulten poco visibles.

Posteriormente a la intervención se colocan prendas de compresión durante 4 semanas.
El paciente podrá reincorporarse a su vida laboral a los 7 días pero no deberá realizar esfuerzo físico sino pasadas las  2 a 4 semanas.

Los resultados dependerán de la elasticidad y firmeza de la piel y se podrán valorar a partir del primer mes de la intervención aunque  el resultado definitivo lo obtendremos entre los 3 y 6 meses.

Es recomendable seguir una pauta de alimentación y de actividad física para que perdure a lo largo del tiempo.

Lo más importante para obtener un contorno final óptimo es poseer una piel firme y elástica. Es importante saber también que la liposucción no elimina la celulitis.

Si deseas más información sobre este tratamiento, haz clic aquí.